twitter
facebook
marca
home
vida
casa
sobre
Salud
30/04/2010 | Emiliano Cobello
pestana
SEGUROS: ¿Quién se ocupa de los beneficiarios de los seguros de vida?
Tomar un seguro de vida es pensar en la familia o en el ser más querido para darle un respaldo y una tranquilidad económica para el día que uno ya no esté. Sin embargo‚ esa voluntad muchas veces no puede cumplirse porque miles de personas que son beneficiarias de una póliza nunca no lo saben. Cuál es la solución que se adoptó en muchos países y que en Argentina no pudo ser.
foto

Se estima que la producción de seguros en vida en la Argentina ronda los 1500 millones de pesos‚ lo que se traduce en un gran numero de personas que contrajeron estas coberturas con la intención de dar ayuda‚ resguardo o tranquilidad económica el día que ellos ya no estén a sus familiares o seres más queridos. Sin embargo‚ gran parte de esas pólizas nunca son cobradas porque los beneficiarios desconocen la existencia de las mismas.
 
Pero este problema no sólo es local‚ existe en casi todas partes del mundo‚ aunque muchos países han sabido encontrarle una solución a este problema simplemente con la creación de un Registro de Seguros de Vida‚ tal como lo ha implementado recientemente en España y con muy buenos resultados. 
 
En el registro español‚ como su nombre indica‚ figuran todos los contratos de seguros de vida de los que es titular una persona‚ entre los que se incluyen los vinculados a tarjetas de crédito‚ hipotecas o préstamos personales. En la actualidad‚ se han registrado los datos de cerca de 50 millones de contratos de seguros de vida cargados en la base de datos‚ procedentes de 201 empresas de seguros.
 
Así también‚ figuran los datos de los contratantes de ciertos tipos de seguros de vida-ahorro‚ como Planes de previsión asegurados‚ Planes individuales de ahorro sistemático‚ seguros de jubilación o unit linked.
 
Desde el Ministerio de Justicia aseguran que el fichero contempla información de todos los titulares de un seguro de vida‚ “sea cual sea su modalidad‚ siempre que contemple cobertura por fallecimiento”‚ y están por tanto‚ incluidos los planes de previsión asegurados‚ y los PIAS o los seguros de jubilación.
 
La razón que determinó la implementación de este archivo es sencilla‚ y es que mucho de los beneficiarios nunca cobraban el seguro de vida del cual eran beneficiarios por la simple razón de no saberlo.
 
Pero ahora una persona que tenga dudas o quiera saber a en qué aseguradora debe presentarse‚ solamente tiene que enviar por correo un formulario y en un máximo de siete días le llega la respuesta. Esta consulta se puede hacer a partir de los 15 días hábiles desde el fallecimiento y hasta que pasen cinco años desde la defunción.
 
Hasta la creación del registro‚ las compañías dejaban de pagar anualmente unos 1.500 millones de euros‚ es decir más de un 1% del ahorro gestionado en seguros de vida por todo el parque de aseguradoras español
 
El objetivo del registro ha sido el de terminar con esta mala práctica que tenía como perjudicados directos a los familiares de un titular de un seguro. Por tal motivo‚ desde las asociaciones de usuarios se asegura que la creación del registro es aplaudido por todo el sector‚ ya que permite seguir aumentando la transparencia de este importante segmento económico cuyos ingresos anuales representan algo más del 5% del Producto Interior Bruto español.
 
El Archivo que se archivó
En Argentina también se ha pensado en la creación de un archivo nacional que nuclee a todos los tomadores de seguros de vida‚ pero desafortunadamente esta idea no ha prosperado hasta el momento y solo quedó plasmada en una intensión de Ley.
 
Con fecha del 17 de agosto de 2006 entró al Congreso el proyecto titulado “Creación del Registro Nacional de Beneficiarios de Seguros de Vida” firmado por los entonces diputados Nora Cesar‚ Mercedes Marcó del Pont‚ Patricia Vaca Narvaja y Agustín Rossi‚ entre otros‚ con la intención poner en marcha en versión local una base de datos con los tomadores de estas coberturas‚ pero nunca prosperó.
La intención final del proyecto era “suministrar toda la información necesaria a los interesados‚ sobre la existencia de un contrato de Seguro de Vida‚ los datos de la entidad aseguradora con la que lo hubiese suscrito‚ con el único objetivo de permitir constatar si figuran como beneficiarios y‚ en su caso reclamar a la entidad aseguradora la prestación derivada del contrato”.
Según fundamentaron los creadores del proyecto existen muchos ciudadanos que tienen contratado un seguro de vida‚ sea en forma de seguros individuales o colectivos‚ y en tal sentido miles de argentinos “generan ahorro y derechos económicos para sí o para sus beneficiarios‚ de acuerdo con las cláusulas de cada contrato de seguro”.
 
“Estos seguros de vida son tomados por sí mismos voluntariamente‚ o en ocasiones la condición de asegurado deriva de la contratación de operaciones y servicios de todo tipo‚ como por ejemplo‚ contratación de préstamos hipotecarios o personales‚ suscripción de seguros de accidente‚ contratos de adhesión a seguros adjuntos a paquetes de viajes turísticos‚ y/o tarjetas de crédito‚ incluso seguros de vida producto de la actividad laboral tanto pública como privada‚ celebrados en el ámbito de las relaciones laborales y empresariales”‚ explicaban. Sin embargo‚ en caso de fallecimiento del tomador del seguro o del asegurado‚ sus posibles beneficiarios‚ precisamente por desconocer la existencia del contrato de seguro‚ “no están en condiciones de reclamar su cobro‚ perdiendo los montos dinerarios a los que tienen derecho y debieran‚ por tanto‚ poder percibir. Sumado a que la Ley de Seguro establece un plazo de Prescripción de un año‚ computado desde que la correspondiente obligación es exigible”.
 
Asimismo‚ los legisladores afirmaban que la creación de un Registro único de pólizas de seguro de vida‚ es necesario en el marco del respeto a la normativa sobre protección de datos de carácter personal y en armonía con el derecho a la información de los beneficiarios‚ haciendo realidad de esta forma la “última voluntad” de quien resultara tomador de un seguro en pro de un tercero-beneficiario.
 
Cabe destacar que estos tipos de archivos no tienen como objeto dar información del beneficiario‚ porque de lo contrario se estaría infringiendo el derecho a la privacidad de las personas‚ además de que también podrían darse errores en caso de que la designación de beneficiarios se realizase de forma genérica o innominada‚ sumado al peligro de poner en riesgo a un potencial beneficiario a costa de dar información de índole económico sobre su persona.
 
El “Registro de Beneficiarios de Seguros de Vida” es una herramienta que puede ser utilizada de diversas maneras‚ pero sobre todo la propia industria aseguradora puede tomarla y utilizarla para afianzar más su relación con el cliente y brindarle la tranquilidad necesaria de que su intención se va a cumplir‚ generando a su vez un mayor marco de transparencia en todo el ramo.

Compartir facebooktwitterlikedin
sobresobre
AAIP RNBD marca
Copyright 2000-2019 Buenafuente.com - All rights reserved - Normas de confidencialidad y privacidad