twitter
facebook
marca
home
vida
casa
sobre
Seguros 23/07/2012 | Fratta Victor
Análisis sobre el proyecto de reforma a la ley de ART
El proyecto presentado por el ejecutivo para la reforma de la Ley 24557/95 no hará más que profundizar el desaguisado actual. 

Conforme al proyecto presentado por el ejecutivo para la reforma de la Ley 24557/95, claramente nos permitimos definir que nos encontramos frente a un  galimatías que no hará más que profundizar el desaguisado actual.
 
Con la finalidad de no extendernos en este mensaje, trataremos de puntualizar en primer término el objetivo de la ley, luego su manejo a través de una póliza, y, finalmente un somero análisis del proyecto, si es que se concreta como tal.
 
Objetivo:cubrir la responsabilidad patronal y a la vez reparar el daño ocasionado al dependiente en la justa medida de la responsabilidad apuntada.
 
La póliza:Indudablemente, se ha perdido la esencia del  seguro y de la suscripción como así también el sentido de la teoría del riesgo, tergiversando las bases para esta cobertura sostenidas bajo el principio de la Responsabilidad Civil. Por lo tanto, como contrato a reglamento, el Estado vela a través de la Superintendencia de Seguros el bienestar común. La póliza debe ser clara en su finalizad y justa para las partes. Es decir, como en todos los casos de la vida, las bases sólidas allana buena parte de los conflictos. Sin duda no todos, porque el sólo hecho de pretenderlo nos lleva a una falacia.
 
Hasta aquí, la experiencia nos enseña que poco se ha logrado y así lo dicen los más de sesenta mil juicios existentes. ¿Errores? Podemos nominal simplemente dos: uno, el no comprender en la ley mencionada la posibilidad de la vía civil. Otro, el no solucionar de inmediato la cobertura de la vía civil, luego del fallo Aquino por la Corte Suprema, dado que las ART, por su monopolio, tenían allanado el camino para esta cobertura. Específicamente, poseían todos los medios técnicos para contemplarla  con reaseguro acorde. Después de todo: ¿en qué radicaba este cambio si se  adicionaba a la indemnización propia de la ley una suma complementaria para extender el monto a la vía civil? Simplemente, en el adelanto indemnizatorio. De hacerlo a tiempo se hubiera logrado la elección de una sola vía, como legislaba la antigua Ley 9688, que, a la postre, con sus reformas,  cumplió con su cometido en forma más clara.
 
Análisis del Proyecto
 
Creación de comités mixtos- La tendencia, manifestada en el proyecto, es que los trabajadores tengan un papel más protagónico. En ese sentido se conformarán comités mixtos paritarios (?) de salud y seguridad. Otorgando al trabajador una representación para fiscalizar el cumplimiento de las medidas de control y con derechos a retener tareas (?) en el caso que las condiciones de trabajo no sean adecuadas.
Conclusión:fuente de conflictos constantes. ¿Entonces, ante tanta subjetividad, para qué está la Ley?
 
Las ART y la fiscalización- La reforma obligaría a las ART a visitas una vez al año a las empresas para cerciorarse que se cumplan las medidas de seguridad. Hasta hoy la misma Superintendencia de ART se preocupa por este tema solicitando para determinados riesgos una revisión. Por otro lado existe una Ley de Seguridad e Higiene que coadyuva a optimizar el riesgo. En tal caso se le debería otorgar a la ART un régimen de sanciones.

Creación de mecanismos de pago rápido- Entendemos que debería nacer de la propia
competencia y vigilancia de los Departamentos de Personal de las empresas. Asimismo ¿Que sentido tiene o cómo se articula “un mecanismo de pago rápido” por fuera de los pasos indicados en la ley actual?
Conclusión:posiblemente la agilización más efectiva se lograría con una revisión del Capitulo IV (Prestaciones dinerarias) de la ley, orientándose al pago de indemnizaciones directas en algunos casos, en lugar de destinarlas al fondo de jubilaciones y pensiones ó las rentas periódicas (tema que la reformo no toca).
 
Mutuas - Se adiciona esta figura, argumentando que las mismas podrán ser integradas sólo por empresarios, ó por” convenio colectivo de trabajo” (empresa y  trabajadores).
Conclusión: conflicto. Indudablemente se confunden los roles al no existir una diferencia clara en las funciones. Veamos: si la mutua de panaderos se integra por la patronal, existe una clara parcialidad. Si es mixta hay intereses encontrados. Un manejo de sociedades autónomas, como el actual, con una ley ajustada, garantiza competencia y servicio.
 
Doble vía -  Aquí el plato fuerte. El proyecto dice que el sistema mantendrá la doble vía, pero bajo un concepto muy particular, manifestando la potestad del trabajador de recurrir a la justicia en el caso de que no esté conforme con la indemnización de la ART. Hasta acá bien. Pero no tanto,  porque se quiere incorporar una indemnización adicional equivalente a un plus del 20% por daño moral. Y esto se interpreta así: el damnificado puede optar por una indemnización ampliada, es decir, 100% de la indemnización más un plus del 20% (desistiendo de recurrir a tribunales) ó, cobrar el 100%  y recurrir a la justicia. Insertar el concepto de daño moral es realmente una complicación gratuita que confunde el criterio indemnizatorio condenándolo a un límite máximo y no asociado netamente a la incapacidad. Pero hay más,  el mecanismo inventado para conformar este 20%, según el proyecto, se formaría a partir de un fondo especial  utilizado por las ART  con dinero que en la actualidad  dedican a actividades no asociadas a la prevención, según quiere manifestar el proyecto.
Conclusión:Si jugáramos  al seguro y a la teoría del riesgo, en lugar de hacer “idealismo mágico”, se debería estipular simplemente la libre elección de la indemnización, pero con la opción de una sola vía entre la indemnización de la ley ó el reclamo civil, tomada una de ellas se excluye la otra.
 
Accidentes “in itinere”: el proyecto propone, dada la incidencia de este riesgo, en la creación de un seguro específico a cargo de un “clearing global”, este último formado por las ART y las aseguradoras que cubren los riesgos viales, bajo una compleja normativa que omitimos de detallar por absurda.
Conclusión:indudablemente, no existe una idea clara sobre lo que es el seguro y tampoco lo que representan los gastos de administración, creando para este caso un sistema burocrático y de intereses encontrados. Recordamos entonces que los accidentes “in itinere”  forman parte del principio de la ley “en ocasión del trabajo” por lo que existiendo prueba de las circunstancia en que se origina el mismo, corresponde a la aseguradora asumirlo
 
Comisiones médicas -Salvo en lo referente a la unificación de las provincias en lo relativo a la potestad de las mismas, el proyecto observa los Art. 21 y 22 de la ley como únicos encargados de determinar las incapacidades, para lo cual dice que sus dictámenes han sido objetados en la justicia por su “carácter inconstitucional”.
Conclusión:Realmente no nos consta que el ordenamiento de las Comisiones Médicas mereciera tal definición. Las comisiones, según la ley, contemplan un mecanismo propio de revisión, e indudablemente no podemos basarnos para modificarlas en base a casos especiales y esporádicos –que rigen en todos los órdenes- para no convalidar el dictamen de los profesionales médicos.
Al mismo tiempo, el proyecto tendería a ampliar el listado de enfermedades profesionales. A tal fin, pensando que la base de la cobertura de dichos accidentes es la Responsabilidad Civil, no debería existir un listado para catalogarlas, sino simplemente atenernos a la teoría de la causalidad, para su amparo.
 
Premios y castigos - El proyecto indica que “las ART deberá privilegiar a las Pymes (?), de manera que la alícuota no penalice a las pequeñas y medianas como ocurre en la práctica hoy, sino que exista un mecanismo de premios y castigos de acuerdo que contemple el nivel de riesgo de la compañía” (sic). Más adelante se manifiesta que“las empresas no pagarán la alícuota en base a una acción discrecional de la ART, sino en función de criterios objetivos que toman en consideración el factor de riesgo. . . .” (sic).
Conclusión:son mucho los factores que concurren a una respuesta precisa que comprende tanto conceptos culturales como de competencia. En los culturales involucramos a los propios empresarios que consideran al seguro en general como un elemento atenido a leyes de oferta y demanda. Grave error en el que también caen los asesores de seguros al no instruir a sus asegurables. En cuanto a la competencia, es muy simple, existen varias ART para recotizar el riesgo. Por otro lado nos preguntamos cómo es posible legislas sobre la “fantasía” propuesta más arriba.
 
(*) Conforme a la publicación de Tiempo Argentino del 6/05/2012

Por Victor Fratta

Julio Pereyro
Gracias Victor por tomarse el trabajo de esclarecer a sus colegas.
Héctor
Importante esclarecimiento respecto a los cambios que se proponen,con sus pro y sus contra.Ayuda mucho a entender en qué caminos transitamos. Atte,Héctor
DEJE SU COMENTARIO
Agregar Comentario
NOMBRE   
Foto
E-MAIL  
TITULO  
COMENTARIO  
 
marca
Copyright 2000-2014 Buenafuente.com - All rights reserved - Normas de confidencialidad y privacidad